Hillary, sin Clinton, y con la Brigada Venceremos, aportó al Cordón de Fidel, en La Habana de 1968


Primer Apunte de la

HumoHistoria Nacional

Yo que pensaba había sido uno de los pocos niños, que estuvo con su familia, durante 1968, en aquella dilatada movilización, por más que descabellada, del Coma Andante, entonces Jefe, a quien se le ocurrió la “brillante malidea” de sembrar posturas de café caturra, por miles, para que Cuba se convirtiera, de la noche a la mañana, en una verdadera nación, productora y exportadora de ese producto a nivel mundial.

Aunque no viene al caso, debo agregar mi parte de responsabilidad, en la participación dentro de este proyecto fidelista, pues, con escasos ocho, para cumplir nueve años, yo asistí, junto a mi madre y mi hermana mayor, ya que existía la promesa latente, de que Fidel entregaría, personalmente, el primer disco de la Carta del Ché, a la familia cubana que más bolsitas de café llenara, durante el período de tiempo establecido, en  esa especie de certamen o emulación sociolista, que se lanzó por entonces, entre los participantes, y que constituyó uno de los tantos cuentos de la buena pipa, a que nos acostumbró el Coma Andante, por el que muchos hemos escarmentado, como el otro relato popular de los gatitos comunistas, que dejaron de serlo a los diez días, porque rápidamente abrieron los ojos.

Mientras la siembra ocurría, tuvo otra genialidad el Fidelisto Castro, que para cuidar aquella cosecha debían plantarse gandules y cortinas rompevientos, culpables luego de gran parte de las susodichas plagas y la erosión en nuestros suelos, tal como las llamadas casuarinas, en el borde de nuestras playas, que acabaron, casi en su totalidad, con la arena de las mismas. Es el fruto de la invención de un estadista loco, que por décadas nadie pudo, ni ha podido contradecir.

Con él ocurrió, como con el archiconocido cuento popular del teniente, que tuvieron que ascenderlo a general, para que todo lo que dijera mal, estuviera entonces bien, por añadidura. Sólo que nuestro ascendido Coma Andante en Jefe ha destruido todo un país, y continúa haciéndolo, con su mandato o patrocinio descabellado, que se ha dilatado a más de cincuenta años, aún sin aceptarlo o reconocerlo.

Lo cierto es que ahora les traigo una pieza fidedigna de este aspaviento y locura de nuestro Fidelisto, que me la ha enviado mi amigo, el actor cubano Simón Casanova, quien se encuentra por Canadá, pero que no dejamos de comunicarnos las brillanteces de ese Coma Andante, junto a muchos otros que, por el mundo, continúan experimentando con nuestro pueblo, bajo otros rostros y apellidos.

Como ven, muchos hemos tenido nuestro pecado original, sobre todo, los nacidos después de la Robolución, y quién no, que lance la primera piedra. Pero una cosa es haber participado, ingenua o manipuladamente, en alguna de sus anteriores promociones juveniles, y otra es continuar apoyándolo o promoviéndolo, con conocimiento de causa.

El artículo que les presento está escrito por Tania Díaz Castro, el 19 de noviembre del 2008, pero podría haberse concebido en cualquier momento, dada su pasmosa vigencia. Cabe agregar, al dato aportado por la sagaz periodista cubana, de por qué se llamó Cordón de La Habana a aquel fugaz proyecto del Coma Andante, que puede haber sido por las propias cortinas rompevientos, que formaban un “cordón”, conjuntamente con las miles de personas de todos lados, incluidas brigadas internacionalistas, como la “Venceremos”, que se sumaron a este “antiproyecto”, más que anteproyecto fidelista. Ahora bien, la perfecta explicación sería ésta, a tono con las “supremas” elucubraciones del Coma Andante, entonces Jefe: Seguramente, significaría el mejor Cordón que le ajustaría su Bota de rebelde y aventajado Estadista latinoamericano. Pero ese zapato se le soltó bien rápido y jamás le ajustó, ni siquiera en el cerebro.

Vayamos a nuestro regalo semanal, en esta Humohistoria Nacional, que trata sobre La visita de Hillary a Cuba, con la Brigada Venceremos, para hacer trabajo voluntario (formada por comunistas y simpatizantes de Fidel), en 1968”.

Documento para archivar y nunca olvidar

El cordón de La Habana 

Escrito en November 19, 2008

 (y con mas vigencia cada día)

Por Tania Díaz Castro. 

(“Cordón”) Quién sabe por dónde le vino el nombre al engendro, si por la vía que relaciona al feto por la placenta, o por la divisa militar que sirve de distintivo y que los militares llevan sujeta a la hombrera. Pero lo cierto es que se llamó “Cordón” de La Habana, y no era otra cosa que una línea alrededor de la capital cubana, representada por la siembra de millones de posturas de café a lo largo de cientos de caballerías de tierra.

Hillary Rodham (aún no se apellidaba Clinton), montada a un tractor Piccolino, en el Cordón de La Habana, durante uno de sus viajes (1968), con la Brigada “Venceremos”, para hacer trabajos voluntarios en Cuba, como parte de su solidaridad, con el gobierno de Fidel Castro.

Este es un detalle ampliado de la foto anterior.

Un vecino que gusta de guardar objetos, como una vieja botella de Coca-Cola, pomos de productos casi olvidados, de perfumes antiguos y hasta periódicos de hace cincuenta años, me obsequió el otro día algunas páginas del periódico El Mundo, del miércoles 3 de enero de 1968. Al diario independiente, el único que quedaba con vida, lo desaparecieron del mapa poco tiempo después.

Lo curioso de estas páginas está en una amplia información relacionada con el Cordón de La Habana. Ese miércoles, Fidel Castro trabajó durante dos horas en una zona de la periferia de la capital, mientras expresaba a los periodistas extranjeros y cubanos que le seguían que en un período de un mes y medio se sembrarían todas las posturas de café.

El famoso Cordón de La Habana, que tuvo hasta una emisora radial del mismo nombre, y también desaparecida, divulgaba la noticia cada media hora en boca del líder cubano.

Pero se equivocó el Comandante. El café sembrado en el Cordón de La Habana lo hizo quedar mal. No crecía rápido como dijo, ni resistía bien el sol, como aseguró. Mucho menos entró en producción al año siguiente, como había prometido.

Cualquiera se paraliza de asombro, porque también el Comandante anunció ese día, que se sembraría gandul en la misma hilera de café, cada tres metros aproximadamente, así como mil caballerías de cítricos, aguacate, mango, mamey, zapote mexicano, henequén y flores. De todo como en botica.

Pero eso no era todo. También las tierras más bajas, próximas al mar, se utilizarían para cultivar arroz. Por lo menos, mil caballerías.

Por último, recalcó que no sólo se tendría café para las necesidades del consumo nacional, sino también para la exportación. “Nos vamos a convertir en una potencia cafetalera, además de ser una potencia azucarera”, expresó.

La Habana, con el paso de los años, se quedó sin nada. O mejor dicho, carece de todo. Fue y sigue siendo la capital más pobre de Latinoamérica, tal vez con excepción de Port au Prince, Haití, y habría que ver…

Exterior de las ruinas, en lo que

 una vez fue un comercio cubano.

Bodega habanera, sin alimentos,

donde sólo hay letreros,

 que tal parecen ironías…

Ni café, ni queso, ni azúcar, ni mantequilla, ni arroz y mucho menos leche y carne. El Cordón de La Habana, del que ya nadie se acuerda, se desmerengó mucho antes que el comunismo en Europa. Como diría el poeta Blas de Otero:

“Aquí no queda ni Dios, / lo asesinaron”.

http://www.cubanet.org/CNews/y08/nov08/19_C_2.html

http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1968/esp/f060168e.html

 

José Antonio Gutiérrez Caballero

Miami, 7 de agosto del 2010.

About these ads

3 comentarios to “Hillary, sin Clinton, y con la Brigada Venceremos, aportó al Cordón de Fidel, en La Habana de 1968”

  1. Jose Rivero Monteagudo Says:

    Saludos, Josan.
    Realmente me has recordado pasajes de mi vida adolescente, de aquella década del 60, en que ya contaba, en ese año 1968, con 16 años, y recuerdo que yo me integraba, en el aquel entonces, a las también creadas, en esa época, Columnas Juveniles Agropecuarias (C.J.A.), y que todos, de una forma u otra, participábamos, en tal o más cual tarea, como algo que llegaba para bien, porque así lo creíamos. El caso es que este Coma Andante, un buen nombre, para un personaje tan incógnito como éste, hizo y deshizo, a sus antojos, a toda costa, por lograr resaltar y demostar, que lo que acababa de triunfar era lo correcto, para nuestro pueblo, y tú tienes toda la razón, nuestro pueblo, que deseaba nuevos y alentadores aires, en lo político, en lo social y en lo económico, en lo fundamental, para las clases bajas, veía a esta naciente revolución, como lo esperado, hacía tantos y tantos años. No te creas, Josan, demoró, porque así lo planificaron, inteligentemente, para que los cubanos abriéramos los ojos, como los gatitos, y se percataran de la verdadera realidad, en que todos nos habíamos sumergido, unos conscientemente, y otros de manera inconsciente. Esta es una y la única verdadera realidad de nuestro pueblo, para bien y para mal, para bien, porque al fin, y damos gracias a Dios, de que descubrimos a este engendro castroide, único responsable de la debacle, ocurrida durante más de 50 años de tortura sicológica, que no ha hecho otra cosa, que acabar con la existencia del pueblo cubano, y para mal, porque como cubano que soy, comprendo y analizo que hemos perdido miserablemente 50 años, 50 hermosos años de desarrollo mundial, donde la ciencia, la técnica, la cultura, en fin, todas las diversas formas, en que se proyecta el ser humano, han alcanzado lo máximo en su desarrollo. Pienso, por un instante, dónde estaría nuestro pueblo, en estos momentos, si este Coma Andante nos hubiera guiado, por los caminos de la democracia y la libertad, que en aquellos años, entonces desconocíamos, existían para bien de todos. Pero ahí está la historia de esta etapa, de estos otros Comandantes patriotas, como Orlando Zapata, que valientemente se han encargado de sacar a la luz la verdadera realidad de los Castro, y muchos más héroes que desconocemos, hechos y procederes, que han llevado, para bien, al mejor camino, que todo pueblo escoge, el camino de la democracia y la libertad.
    No importa lo que hicimos, Josan, lo importante ahora es recuperar todo este tiempo perdido y actuar conscientemente, de que a esta dictadura totalitaria hay que sacarla de la existencia de nuestro pueblo, para empezar a toda costa, con los métodos de una nueva vida. Pienso que un final y un principio se acerca. Para cuando eso ocurra, ahí estaremos tú, yo y todos los cubanos y no cubanos, que de una manera u otra se han solidarizado con nuestra lucha opositora.
    Josan, se está acercando el día, en que rendiremos tributo a todos.
    Gracias, amigo, una vez más.

    Jose Rivero Monteagudo.

  2. A+ would read again

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.418 seguidores

%d personas les gusta esto: